Noticias

Ayer nos despertamos con la noticia de que uno de los centros de datos de OVH en Estrasburgo había sido destruido por un grave incendio. Decenas de miles de clientes en toda Europa dependían de los servidores alojados en esas instalaciones y descubrieron de pronto que no tenían página web ni correo electrónico.

La peor situación posible, la que nadie espera que le toque, les había tocado a muchos. Pero para la mayoría de ellos, la situación sería aún peor. No tenían copia de seguridad de sus datos. Todo estaba perdido.

Mucho se ha hablado (y poco se ha escuchado) sobre la necesidad de tener copias de seguridad de nuestro contenido. La mayoría de los informáticos aprenden pronto a guardar copias de todo; no porque sean unos seres superiores o porque tengan un mayor conocimiento, sino porque ya les ha pasado. Una tarde, una semana o un mes de trabajo perdido son una gran motivación para empezar a guardarlo todo. Por triplicado. En varios dispositivos.

Esto es lo que se conoce como la regla del 3-2-1:

  • Ten tres copias de tus datos (los originales y dos backups).
  • En dos tipos de almacenamiento diferentes (la nube y un disco duro, por ejemplo).
  • Y mantén al menos una fuera del lugar de trabajo.

En DominioZero llevamos años trabajando con este sistema. Tenemos la copia original en el servidor, otra alojada en Amazon Web Services y la última en un dispositivo local. De esta manera, si se produce un desastre como el de OVH, tenemos dos opciones para restablecer nuestro contenido y nuestro correo.

¿Por qué dos opciones? Imagina por un momento que la situación se produce durante la noche, o estando fuera de la ciudad y no podemos acudir a nuestra oficina. En ese caso, desde cualquier lugar podremos acceder a nuestra copia en AWS y restaurarla desde ahí. O imagina que el problema fuese mucho mayor y afectase a nuestro servidor y al servicio de AWS. No pasa nada, tendremos nuestra copia física para subir el contenido a un servidor que no esté afectado por la incidencia.

Algunos dirán que es un tostón tener que hacer copias de todo en tantos sitios, que total, es muy improbable que nos pase a nosotros… Y es cierto, es un tostón. Es cierto, es improbable. Pero no es imposible. Y cuando ocurre, las pérdidas pueden ser enormes. Mucho mayores de lo que puede costar mantener las copias.

Además, hoy en día la mayoría de los proveedores de hosting ofrecen la opción de realizar copias de seguridad automáticas, por lo que no es necesario estar pendiente cada día o cada semana. Así que no hay excusas que valgan.

Ayer vimos lo fácil que es perder sin remedio todos los correos, los pedidos de un e-commerce, las facturas de un ERP, perder todos los artículos escritos en un blog. Muchos nunca podrán recuperar esta información, tendrán que rehacer el trabajo de meses o años.

Quienes tenían sus servidores en el centro de datos SBG2 o en las cuatro salas afectadas del SBG1, tendrán que comenzar de cero en otros servidores. Seguro que esta vez hacen copia de todo. Por triplicado. En varios dispositivos. En piedra, si hace falta.

[Total: 2   Promedio: 3/5]